Hero Image

Noticias

Conversatorio: El legado del Holocausto

Hace 80 años ocurrió el Holocausto provocado en Europa Oriental durante la Segunda Guerra Mundial, dejando millones de víctimas. Es esencial analizar y reflexionar sobre su legado, comparándolo con experiencias similares del último tiempo

El Instituto de Humanidades, junto al Centro Memoria Viva y la Fundación Yahad In-Unum, organizó el conversatorio “El legado del Holocausto”. Los invitados en esta ocasión fueron el Padre Patrick Desbois, presidente fundador de Yahad – In Unum y profesor de la Universidad de Georgetown; Karen Codner, periodista de la Pontificia Universidad Católica de Chile y miembro del directorio del centro Memoria Viva; y Guido Larson, director del Instituto de Humanidades.

A modo de introducción, Desbois explicó parte de sus investigaciones de campo en distintos pueblos de Polonia, Alemania, Francia, Irak y Guatemala. “Sus residentes comenzaron a hablar de las fosas comunes, recolectamos evidencia de cada asesinato y fuimos con especialistas para indagar qué había sucedido”, aclaró.

También detalló los aspectos más desafiantes de su trabajo. “Es difícil aceptar los relatos de la gente. Una vez un hombre me dijo que tenía a 1.500 judíos en su jardín. Hay una labor personal para no mezclar sentimientos y emociones”.

Ante cuáles son las causas de los genocidios, Patrick aseguró que no se pueden realizar sin vecinos, ya que al menos se requiere que callen o que participen en los asesinatos. “Si no tienes personas que ejecutan tus órdenes, no hay genocidio. Confías y de repente te matan”. Agregó que a Hitler nunca le faltaron trabajadores, pues prometía a los jóvenes “la limpieza” del país para que se sintieran importantes.

A diferencia de Auschwitz, que le otorgó visibilidad al Holocausto, una fosa común tiene el problema de no revelar el hecho. “Como los campos son desconocidos, se olvidan”, explicó Desbois.

Tras los últimos acontecimientos de discriminación racial en el mundo, ¿cuál es la importancia de explicar este legado? “Muchos estudiantes piensan qué pueden hacer para detener la violencia. Explicarles qué fue el Holocausto es una buena manera para sanar el planeta y crear gente responsable”. Agregó que hoy el individualismo y la falta de interés por la historia devela a una sociedad tribal.

Revisa el conversatorio completo