Manipulación genética y longevidad: conceptos detrás del Transhumanismo

La charla fue organizada por el Instituto de Humanidades y contó con la participación de la Facultad de Derecho.

Parecía ser una charla de ciencia ficción, pero no. El tema central fue el “Transhumanismo”, entendido como una aproximación teórica e intelectual de cómo la tecnología incide en lo que es el ser humano. Raúl Campusano, abogado de la Universidad de Chile y actual Director de Postgrado de la Facultad de Derecho; y Guido Larson, Director del Instituto de Humanidades, explicaron los enfoques de este movimiento con énfasis en la inteligencia artificial, la robótica, la manipulación genética, y el concepto de longevidad.

“Los efectos que puede tener en la manera de cómo nos miramos y la organización de la sociedad son mayúsculos”, explicó Guido Larson en relación a los conflictos filosóficos que trae el “vivir más”. A pesar de que es una idea instaurada hace siglos: mitos griegos como el dilema de tito, novelas y diversas películas, hoy parece tomar fuerza por la rapidez en que avanza la ciencia y la tecnología.

Larson planteó tres interrogantes: ¿cómo capitalizamos la frontera biológica?, pues afirma que nadie está dispuesto a cumplir más años si el deterioro es progresivo; ¿qué pasa con la concepción que tenemos del ser humano?, alterando lo que entendemos por niñez, juventud, adultez, vejez y los procesos que conlleva cada una de estas etapas. “¿estudiaremos más tarde? ¿comenzaremos a trabajar después?”, ejemplificó.

A raíz de lo anterior –y como tercer dilema- el significado del tiempo, también cambia. “Actualmente una persona, en promedio, se demora 12 años en cursar enseñanza básica y media. Si vivimos más, ese periodo valdrá menos”, dijo.

Otra pregunta expuesta en la charla fue entender qué nos hace humanos y sus brechas. “Algunos consideran que son los que tienen alma; otras teorías hacen énfasis en la raza, por ejemplo, los nazis consideraban “personas” a quienes eran arios. Otros hablan de racionalidad –los que son inteligentes- pero qué sucede con las personas que tienen algún grado de discapacidad o si hoy las máquinas son capaces de hacer cálculos racionales, ¿son humanos?”, explicó Campusano. Para Guido es la corporalidad, es decir, la capacidad de experimentar sensaciones.

Regulación

Para Campusano, tanto el derecho, la política y la ética, se quedaron atrás, pues se trata de dilemas inéditos sin algún tipo de referente. “Para nosotros esto no era más que ciencia ficción. Falta una discusión grande”.

Para concluir, Guido recomendó la película “Ex Nihilo” de Sophie Rautenbach y “Her” de Spike Jonze. Raúl aconsejo ver “Blade Runner” y leer el “El inmortal” de Jorge Luis Borges.

 

Compartir