Emprender “es un ejercicio diario de compromiso, constancia y reinventarse”

Foto JPR

Emprender “es un ejercicio diario de compromiso, constancia y reinventarse”

Entrevista a Juan Pablo Ramírez, profesor de Bachillerato UDD

El martes 3 de octubre, un grupo de 15 jóvenes emprendedores, autoridades y empresarios chilenos, invitados por el BBVA, MeetLatam y “EL Mercurio”, viajaron a Silicon Valley, la meca de la tecnología y de la innovación. Fueron tres días de aventura con un programa altamente cargado e interesante, durante los cuales, entre otras actividades, fueron recibidos por los principales ejecutivos de compañías tales como Google, Tesla, Facebook y LinkedIn.

Juan Pablo Ramírez fue uno de los jóvenes emprendedores que logró sobresalir con su emprendimiento MUNANI Comamos Algas y fue seleccionado para participar de la expedición. Periodista y Magister en Políticas Públicas de la Universidad de Chile, Juan Pablo da clases de Debate y Argumentación en el Bachillerato en Psicología, así como de Responsabilidad Pública en el Bachillerato en Ciencias Jurídicas y Humanidades de la Universidad del Desarrollo. Nos cuenta de su experiencia en el emprendimiento y en el viaje.

  1. ¿Qué es MUNANI Comamos Algas?

“MUNANI Comamos Algas” es un emprendimiento chileno, creado en alianza con agrupaciones de algueras y recolectores. Se dedica al desarrollo de productos alimenticios ricos, sanos e innovadores en base a algas endémicas. La idea nace el año 2014, donde junto a mi Socia y prima, Javiera, decidimos convertir en una empresa una idea de Tesis sobre los usos de las algas en Chile. Partimos de la base de que en Chile las algas se consideraban como un desperdicio, y quienes las exportaban lo hacían sin necesariamente darles un valor agregado, lo cual contrastaba con las enormes propiedades de este recurso, considerado un superalimento.

  1. ¿Cómo, tú y tu socia, vivieron el hecho de emprender?

Es un ejercicio diario de compromiso, constancia y reinventarse. Sabemos que estamos innovando en un terreno donde no había mucho avance y estamos instalando una necesidad y desprejuiciando a la sociedad respecto a las algas. Ha sido una experiencia maravillosa y altamente exigente, muy distinta a todo lo que había hecho antes. Empezamos acercándonos a Universidades, organismos públicos, empresas y armando un equipo de gente que le motivaran las algas. Ganamos el Jump Chile el año 2015 a través del Centro de Innovación UC, y a partir de eso obtuvimos una serie de apoyos como ser parte de INCUBA UC, recibir fondos de CORFO y apoyos para prospecciones comerciales con ProChile.

  1. ¿Alguna anécdota que quisieras compartir respecto a la creación de Munani?

Recuerdo que de puro entusiasmo y apuro por desarrollar productos en la primera etapa, hicimos un encargo de cochayuyo de 20 kilos a unos pescadores. Cuando lo recibimos, no supimos qué hacer con eso y se perdió. A la larga comprendimos que había mucho trabajo de investigación y validación antes de llegar a los productos finales.

  1. Cuéntanos de tu experiencia en el viaje.

Nos llamaron para comentarnos que nos habían seleccionado, a pesar de no ser un emprendimiento tecnológico, pues sabían que estábamos innovando y avanzando desde hace un par de años. Cuando nos enteramos que habíamos sido seleccionados, nos sorprendió y entusiasmó mucho. Salir siempre es una oportunidad para conectarse con la innovación en otros lugares, para re pensarse, para no sólo hacer contactos comerciales sino alianzas con iniciativas y personas que están en una búsqueda similar. Por supuesto estuvimos muy felices, dado que era una oportunidad única de viajar con grandes empresarios y autoridades de Chile a reunirnos con algunos de los líderes de las empresas más innovadoras del mundo.

  1. ¿Qué te aportó esta oportunidad?

Me interpeló respecto a cómo estamos haciendo las cosas en Chile, las formas en que innovamos, las formas en que asumimos o no riesgos para conseguir éxito, las formas en que nos relacionamos laboralmente ya sea desde dentro de las empresas como en la sociedad en sí. San Francisco y Silicon Valley son lugares maravillosos no sólo por las grandes iniciativas que alojan, sino porque hay un ecosistema de innovación complejo y robusto, basado en ideas poderosas como premiar a quien se arriesga, y no castigar el error, sino celebrarlo como plataforma de un futuro éxito. Y en materia tecnológica, fue una oportunidad de ver en primera persona los cambios exponenciales recientes y que vienen, que realmente te hacen plantearte el cómo estamos haciendo todo, desde tomar decisiones como empresa hasta educar a tus hijos.

  1. ¿Qué fue lo mejor del viaje?

Conversar directamente con uno de los creadores de Linkedin y disfrutar de su humildad pero al mismo tiempo de una visión amplia de negocio, siempre un paso adelante, fue una gran experiencia. Igualmente con uno de los líderes de Singularity University, que nos desafió con los cambios que vienen. Visitar las oficinas de Facebook y Google también fue muy interesante, permitió ver cómo desde el uso de espacios y disposición de las oficinas ya marcan diferencias en la forma de trabajar.

  1. ¿Cuál fue lo más significativo que aportó este logro a tu empresa?

Grandes conversaciones y contactos con líderes en Estados Unidos y en Chile, y la convicción que hay que seguir avanzando con nuestra iniciativa y productos, pues hay mercados y el mundo está cambiando. Fortalece nuestra convicción de que las algas son el alimento del futuro, y que para emprender e innovar hay que pensar en grande.

  1. ¿Algún consejo para futuros emprendedores?

No ponerse barreras, hoy no es una excusa válida el no tener capital ni tener un producto final para emprender, pero sí es fundamental acercarse a tus clientes y asegurarte que aquello que produces les está generando un impacto, una mejora respecto a sus necesidades. Y sin duda, conversar mucho, no quedarse en casa, salir a descubrir, aprovechar la plataforma de la Universidad para colaborar y construir con otros.

  1. ¿La UDD es una buena universidad para formar a emprendedores?

Uno de los aspectos que más me llama la atención de la UDD es todo lo que pone a disposición de sus estudiantes. Programas, infraestructura, apoyos, recursos, espacios de formación, directivos y profesores que se desviven por generarles experiencias significativas. Creo que es un privilegio estudiar en un lugar así, con tantas posibilidades de conectarse, poder soñar e inmediatamente hacer. Esa convicción va convirtiendo a la UDD en uno de los más importantes espacios para emprender, pero sobre todo, innovar en Chile, y es algo que todos quienes están aquí deben aprovechar y potenciar.

 

  1. ¿En general, encuentras que las universidades entregan buenas herramientas a los estudiantes y los incentivan a emprender?

Creo que cada día más las universidades reparan en el hecho de que hoy no basta sólo formar estudiantes para una carrera, sino que se les forma para lidiar con las necesidades y desafíos de un mundo cambiante. Hay que apoyar este cambio que la UDD está liderando ahora con su nuevo proyecto educativo, cuyo foco está en las experiencias para que los estudiantes aprendan y creen valor, no sólo “emprendan” sino que realmente aporten productos y servicios que cambien la vida de la gente.

Compartir