Cuarta sesión del ciclo de charlas “El ClanDestino: la guarida del pensar”

IMG_0340

Fundamentalismo y violencia: dilemas de nuestro tiempo

El miércoles 4 de octubre se presentó la cuarta charla del ciclo El ClanDestino. Enrique López, abogado y magíster en humanidades, junto a Guido Larson, licenciado en filosofía y magíster en ciencias políticas expusieron una clase sobre un tema trascendental. El cual, según Armando Roa, Director del Instituto de Humanidades de la Universidad del desarrollo, es un tema: “extremadamente relevante en nuestra sociedad. Estamos rodeados por la violencia, la vivimos o somos testigos de ella a diario”. Para ilustrar su comentario, Armando Roa, que inició la sesión, presentando brevemente a los expositores y a la actividad, habló de la tragedia que había ocurrido apenas dos días antes en Las Vegas.

El profesor Larson empezó la clase, abordando el tema de la violencia desde una mirada filosófica. Con el fin de contextualizar, recordó a la audiencia que: “El ser humano no es el único que practica la violencia pero si, es el único que lo hace conscientemente. Además, crea herramientas para ejercerla”. Se planteó entonces una pregunta a la cual varios grandes filósofos trataron de responder: ¿Por qué emerge la violencia? ¿Qué la provoca? Guido Larson ilustró el desarrollo de la filosofía de la violencia, basándose en las teorías de dos ilustres filósofos, Thomas Hobbes y Jean Jaques Rousseau. Si este último sostenía la teoría que el hombre es naturalmente bueno y que la sociedad corrompe esta bondad, que la persona no nace perversa sino que se hace perversa. Es decir, que la actitud de bondad o de maldad es fruto del medio social en el cual se desarrolla el individuo. Hobbes por su lado, apela a una concepción pesimista del ser humano. Según él, es un ser dominado por sus pasiones. Por lo tanto, el filósofo establece que el estado de naturaleza se caracteriza por la precariedad y la violencia. Lo anterior resumido con la expresión latina “homo homini lupus” (el hombre es un lobo para el hombre). El profesor concluyó su análisis, afirmando que la teoría de Rousseau ha sido refutada y que las evidencias que existen hoy en día le dan razón a Hobbes. Asimismo, Larson dio su punto de vista: “A mi juicio, la violencia desde una perspectiva filosófica depende del yo y de la percepción que tiene el yo del otro”. Efectivamente, se comentó que todos tenemos características e ideas diferentes y que determinamos lo que encontramos correcto o no. Guido Larson agregó: “La violencia fundamentalista es una violencia del yo, es estar dispuesto a aniquilar el otro por una creencia”. Para concluir su charla, expuso dos caminos que se podían tomar para poner límites a la violencia: fomentar la tolerancia así como la empatía.

Por su parte, Enrique López, al iniciar su charla, opinó: “El fundamentalista no se da el trabajo de exponer su convicción, quiere imponer. Y si tiene que recurrir a la violencia, no tiene problema”. Agregó que la conflictividad es parte de la naturaleza humana, es más: “El conflicto es parte de la estructura social. El conflicto hace avanzar la historia”. Si bien Guido Larson comentó que, impulsar tolerancia y empatía en la sociedad podría ayudar a disminuir la violencia, el profesor López precisó que la tolerancia, así como el pluralismo tienen límites. Afirmó entonces que: “Si es bueno para la sociedad, hay que convencer, no obligar”.

Se abrió entonces un espacio, para poder dialogar con los estudiantes, reflexionar y a su vez, escuchar los distintos puntos de vista con el fin de comentarlos. El profesor Larson inició una conversación sobre el problema generado por las redes sociales: “La violencia verbal que existe en las redes sociales es extremadamente llamativa. Hay una pornografía del individuo: Yo puedo hacer lo que quiero y ser lo que quiero”. Efectivamente, se habló del hecho de que hoy en día, estas herramientas ayudaron a formar una sociedad narcisista y que, en un mundo tan ligado al narcisismo y a la individualidad, es tremendamente complejo generar tolerancia y empatía. Finalmente, Enrique López afirmó: “El propio sistema crea la violencia”, explicando que el capitalismo con sus características de acumulación y consumo, engendra la violencia y el crimen. Ilustró su comentario, dando el ejemplo del joven que quiere las nuevas zapatillas de moda pero que no tiene el dinero suficiente para adquirirlas, este robará y podrá ir hasta matar para obtener lo que quiere.

El próximo miércoles 11 de octubre a las 13:00 horas, Gabriela Gateño, licenciada en literatura, presentará la próxima sesión del ciclo con la charla “La fragilidad de los vínculos en el mundo de hoy.”

Compartir