"Donald Trump no es casualidad" - Columna Guido Larson, analista internacional de la UDD

G.Larson Col.CarasSon pocos los adjetivos que quedan para calificar al candidato republicano por la presidencia de Estados Unidos. Comentaristas, analistas políticos, periodistas y líderes de opinión han llamado la atención respecto de sus actitudes abiertamente sexistas, xenófobas, racistas, y sobre la magnitud de mentiras que han caracterizado su campaña. Difícilmente un observador imparcial pueda encontrar manera de justificar estas acciones, con excepción de los votantes de Trump. Y esto último es llamativo porque indica que, a pesar de todo, el próximo 8 de noviembre habrá millones de personas que emitirá un voto a favor del magnate. Habrá millones de personas que pensarán que Trump es mejor candidato que su adversaria Hillary Clinton, y millones irán a las urnas minimizando los comentarios de Trump o bien obviándolos del todo.

Ese escenario puede resultar enigmático porque lo que se encuentra en el trasfondo es la pregunta relativa a qué explica el éxito de Trump en primer lugar. Es relativamente fácil aludir a la insolencia de sus comentarios y a la bajeza de alguna de sus actitudes en opiniones rutinarias que escuchamos y leemos desde hace meses. Es más difícil la explicación política de por qué alguien como Trump emerge en esta coyuntura. Y por qué se pensó que tendría probabilidades de ganar (ya no las tiene a mi juicio).

VER+                                                                                                                                               Revista Caras, 17 de octubre de 2016

 

Compartir