A 15 años de los atentados a las Torres Gemelas

Lo complejo en la discusión sobre el 9/11 está en el diagnóstico y la proyección futura. ¿Qué evaluaciones cabe realizar de este período y qué es posible proyectar hacia el futuro?

Quince años han pasado desde el atentado a las Torres Gemelas y el Pentágono, evento que, sin duda alguna, alteró de forma significativa la historia internacional y situó temáticas secundarias de discusión (el islam, el terrorismo, o la realidad de Afganistán) en primera plana. Y después de 15 años pareciera ser que los efectos de este atentado, que provocó la muerte de 2.996 personas, sigue haciéndose sentir: desde los protocolos de seguridad aeroportuaria del mundo hasta las complejas discusiones relativas a la integración de comunidades civilizatorias diversas. Lo complejo en la discusión sobre el 9/11 está en el diagnóstico y la proyección futura. ¿Qué evaluaciones cabe realizar de este período y qué es posible proyectar hacia el futuro?

Lo primero es enfatizar la relevancia de la historia. El atentado del 9/11 es el resultante de una larga línea cronológica y causal que fue articulando el incremento de probabilidad de que EEUU fuese atacado. Piénsese que, por distintas razones, ya las Torres Gemelas habían sido objeto de un intento de atentado hacia 1993 cometido por musulmanes extremos, que hubo dos atentados simultáneos en las embajadas norteamericanas en Kenia y Tanzania en 1998 realizados por Al Qaeda, y que, en octubre del 2000, el buque USS Cole fue atacado en las costas de Yemen.

Junto con la historia, ha quedado demostrado lo necesario que es realizar políticas responsables en el ámbito internacional, esto en particular con relación a lo catastrófico que fue la decisión de invadir Irak. Si bien se derriba al régimen de Hussein, también se impone de inmediato un gobierno chiíta que aliena a la población sunita de Irak y entrega la excusa perfecta para dar inicio a una enorme violencia sectaria. Las células de Al Qaeda cumplen el rol de vanguardia de resistencia, estableciendo así los cimientos de lo que más tarde será ISIS. Las aberraciones cometidas por soldados norteamericanos en la cárcel de Abu Ghraib, la radicalización sistemática llevada a cabo en las mismas cárceles, la denominada desbaatización del gobierno (esto es, la extirpación de ex miembros del partido baath de puestos gubernamentales) y la casi total improvisación en terreno, contribuyen a que en los primeros 12 meses después de la invasión haya habido 78 atentados terroristas, pero que esa cifra se haya cuadruplicado en los segundos 12 meses a 302 y que, en el período crítico de 2007, cerca de 5.500 civiles hayan muerto producto de atentados terroristas. En los primeros 5 años post-invasión, hubo un incremento del 607% en atentados terroristas a nivel mundial y un 237% de incremento en cantidad de víctimas.  Es debido a Irak que el llamado yihadismo transnacional realmente toma ímpetu. 

Guido Larson, Analista Internacional. Académico Universidad del Desarrollo.

VER+

 

Compartir