Convención Republicana

Terminada la convención republicana, que nomina a Donald J. Trump oficialmente como candidato del GrandOld Party, cabe concluir que la manipulación de la verdad, la hipérbole desmedida, la demonización premeditada y la irracionalidad comienzan a ser parte del discurso de uno de los partidos políticos con mayor tradición e influencia en la vida de Estados Unidos. La convención escogió, para cada día, un lema central: que Estados Unidos vuelva a ser seguro; que Estados Unidos vuelva a trabajar; que vuelva a ser primero; y que vuelva a ser Uno. Lo interesante es el mensaje subyacente, porque se da a entender de forma implícita que EE.UU no es seguro, no está trabajando, no es primero, no es Uno. Y me parece que cada una de estas afirmaciones carece de sustento al evaluar la realidad de forma imparcial y empírica, aun cuando los ejes centrales, animados por el miedo y la agitación, se aceptan de forma inmediata.

(…)

Por Guido Larson, Docente Instituto de Humanidades UDD.

VER+

Fuente: Diario de Concepción

Compartir