Monólogos de Fantasmas

Se escriben cartas cuando el amado(a), el objeto de deseo, las suscita porque no está próximo o porque se pretende establecer un puente levadizo, de papel y palabras, para retenerlo o para decirle adiós. ¿Son las cartas la marginalidad de la literatura? ¿El residuo de Eros? Es lo que intentan responder cinco ensayos sobre intensos epistolarios, a propósito de un ciclo de conferencias relativas a correspondencias amorosas realizado en la Universidad del Desarrollo. Cada una de ellas acotada en un tiempo y en un espacio problemáticos; todas asediadas por los espectros del desamor, la culpa, las barreras, y sin excepción mediatizadas por un lenguaje literario, estetizado, que desea expresar la profundidad de lo vivido.

VER +

Fuente: Revista de Libros El Mercurio

Compartir