"Ética... el secreto para un buen reportaje"

Daniela Forero destacada

Por Daniela Forero, alumna de periodismo, UDD

La ética periodística se debería encontrar en los valores de todos los comunicadores sociales.

Soy estudiante de periodismo hace cuatro años y puedo decir con certeza que tengo un respeto infinito hacia mis fuentes. A cada una de ellas las recuerdo con cariño y siempre las he intentado proteger, y ¿por qué no decirlo? En cada nota o reportaje intento destapar alguna realidad oculta que perjudica a la sociedad.

El ramo de periodismo investigativo me dio esa oportunidad. ‘’Malversación de fondos de la Ley SEP en la Municipalidad de la Pintana’’ se denominó mi reportaje que duró cinco cortos meses, digo cortos porque una investigación de denuncia daba para más tiempo, pero finalmente llegué a confirmar que el alcalde Jaime Pavez (PPD) desviaba dineros de recursos públicos  y no llegaban a su destino final: mejorar la calidad del Liceo Pablo de Rokha que educa a 368 estudiantes.

Las herramientas que me ha entregado la Universidad del Desarrollo me sirvieron para poder concluir con la investigación, pero sin la ética no hubiese sido posible tener un buen final. Mis fuentes, dentro de este reportaje, fueron primordiales, fueron y son las que le dieron vida a la nota periodística. Hubo información que tuve que poner off the record, por el sencillo hecho de proteger la identidad de la persona. De haber cometido lo contrario, más de 10 personas que me ayudaron con la investigación hubieran quedado sin trabajo, ya que la mayoría eran funcionarios del municipio de La Pintana.

La verdad y la responsabilidad son palabras que tienen que estar en nuestro lenguaje periodístico, ya que como comunicadores sociales debemos mostrar la verídica realidad. Hay códigos como el de la ética que debemos respetar desde primer año de periodismo hasta cuando ejerzamos y también aplicarlo en nuestro día a día. Los cínicos no sirven para este oficio y debemos recordar que las fuentes merecen respeto y como reporteros debemos protegerlos siempre.

Compartir