Ronald Alexander Ayax, ex-alumno de Literatura, obtiene premio “Poetas de la Noche”

El Concurso fue organizado por el Centro Poético de España.

Ronald

Con el poema “A Federico García Lorca”, Ronald Alexander Ayax Finkenberger, ex alumno de la carrera de Literatura, fue premiado por el concurso de poesía en línea “Poetas de la noche”, organizado por el Centro Poético de España.

Con respecto a su participación, sus procesos de creación y otras publicaciones, Ronald nos comentó:

Yo había participado muchas veces de este sitio pero lo más lejos que había llegado era hasta la semifinal. Así fue como sin ninguna expectativa, envíe mi poema “A Federico García Lorca” y resulté afortunadamente como el ganador entre cientos de poemas enviado por autores de diversos países.

¿Podremos encontrar este poema en alguna publicación?

Sí, la publicación del poema será en una antología llamada “Los poetas nocturnos” que, según me informaron, estará lista a fines de noviembre. Esta publicación contará con los poemas ganadores de otros concursos organizados por el mismo sitio.

¿Has realizado otras publicaciones?

Cuatro. Mi primera obra publicada fue “Alborada” el año 2006 con Mago Editores, luego vino “Nubes (el libro de Giannina)” el 2010, “Monumentos” el 2011 también con Mago Editores, recientemente, hace algunas dos semanas atrás, publiqué mi última obra titulada   ” Íntimo”.

En cuanto al proceso creativo ¿hay alguna base, alguna temática que te mueva, que te inspire, o la escritura es espontánea?

Creo, tal y como dijo Borges, que la originalidad absoluta no existe. Tomando esto en consideración, al menos en mi caso, siempre, o mejor dicho la mayoría de las veces parto desde alguna base a la hora de escribir, originalmente no pienso en un libro propiamente tal, salvo creo, en el caso de “Nubes” y “Monumentos” que podría decir que hubo una temática definida, pero en el caso de mi primer libro “Alborada” y éste último “Íntimo” dejé que la poesía y la escritura fluyera en mí, principalmente porque siempre he visto en la poesía la forma de canalizar todas mis emociones, eso me ayuda a vivir y permite que me libere de ciertos “fantasmas”, por decirlo de algún modo, que me persiguen a veces, eso ocurre la mayoría de las veces, simplemente me dedico a escribir, si da para un libro bienvenido sea y si no al menos me sirve para continuar en paz con mi existencia.

¿Qué autores que te han inspirado?

Muchísimos. Si tuviera que hablar a nivel nacional creo que fundamentalmente han sido los 4 grandes de nuestra literatura como lo son Pablo Neruda, Vicente Huidobro, Gabriela Mistral y en menor medida Pablo de Rokha. También existen otros, aunque en menor grado como lo son Gonzalo Rojas, Jorge Teillier, Nicanor Parra, Enrique Lihn, etc.

A nivel internacional han sido muchísimos más. Siempre me llamó la atención la poesía francesa entre los que destaco a Rimbaud, Baudelaire, Verlaine, Eluard, y Villon. También están los alemanes de donde podría rescatar principalmente a Hölderlin y a Novalis.

También han influido en mí de manera muy fuerte los poetas del siglo de oro español como lo son: Lope de Vega, Garcilaso de la Vega, Francisco de Quevedo y Calderón de la Barca. Así como también Antonio Machado, Federico García Lorca, Miguel Hernández y Luis Cernuda entre otros. Pensando un poco más atrás también está el influjo en mí de Propercio (autor clave para la creación de mi segundo libro). También están Rainer María Rilke, Francesco Petrarca, Alexsandr Pushkin, William Blake, en fin.

¿Qué te llama a escribir?

Yo diría que la necesidad de contentar mi espíritu y mi alma, más allá de cualquier reconocimiento lo que busco es poder encontrarme en paz conmigo mismo y en eso la poesía ha sido desde siempre una herramienta fundamental. Sé que puede sonar egoísta mirado así pero si tuviera que pensar en lo que me llama a escribir es eso, la necesidad de deshacerme mediante la escritura de ciertas cosas que me incomodan o que me hacen ruido en algún momento, y aunque ciertamente siempre tengo proyectos en mente es por esta necesidad que te menciono, pienso que si mi vida hubiese sido tranquila en cuanto a un aspecto espiritual yo jamás hubiese sido poeta, aún así no podría estar más feliz con el arte que la vida y Dios me han entregado.

Compartir